Bronceado gastronómico

Bronceado gastronómico
Alex García, Chef
escrito por Alex García, Chef

Para ponerse moreno hay que tomar el sol y, claro está, protegerse la piel, consiguiendo el tono deseado y adecuado, pero sin poner en riesgo nuestra salud. Sí, el SPF o Sun Protection Factor es esencial y nunca renuncies a él. Sin embargo, hay una manera de potenciar el proceso de ponerse moreno, y es tan sencillo como alim alimentarse con los productos adecuados que potencien este efecto.

Productos como el melocotón, el mango, la zanahoria, el melón, el tomate, el brécol, la calabaza, las espinacas, los pimientos, las acelgas o la lechuga ayudan al bronceado gracias al Betacaroteno que contienen, precursores de vitamina A. Ayudarán también a la elasticidad de la piel, protegiendo de la radiación del sol y del envejecimiento. Para conseguir el tono ideal, lo mejor es empezar a tomarlos 15 días antes de la exposición al sol.

También en el pescado podemos encontrar un aliado para el bronceado. Algunos, como el atún, la caballa, el salmón, las anchoas, las sardinas o el arenque contienen alto grado de Omega-3, que posee un efecto protector de la piel, la deshidratación y, también, es antiinflamatorio, previniendo, por ejemplo, una posible dermatitis. Además, como sabéis, en Royal Hideaway Sancti Petri somos expertos en platos realizados a partir de atún rojo de la Almadraba, por lo que os será fácil mantener esta dieta.

Pescadería

También frutas como el kiwi, la naranja, el limón, el pomelo o la fresa ayudan, puesto que son ricos en Vitamina C, un potente antioxidante que refuerza la piel y da luminosidad. Coliflor, berros, col, soja, patatas y pimientos son algunos de los ingredientes que también poseen este efecto.

En esta dieta también tenemos en cuenta los aceites vegetales de oliva, girasol y soja, así como el maíz, germen de trigo, aguacate o la yema de huevo, ricos en Vitamina E, que no sólo es antioxidante sino también protege de los radicales libres, principales agentes del envejecimiento.

La vitamina B también ayuda a mantener la piel sana, sobre todo cuando la exponemos al sol. Los lácteos son ricos en esta vitamina y la podrás encontrar en la leche, el queso y los huevos.

Asimismo, y por último, el bronceado gastronómico se completa con agua, imprescindible para que la piel esté sana e hidratada. Belleza a través de la cocina.

 

Bronceado gastronómico
Deja tu valoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *