Las 5 fases que padecemos cuando estamos de vacaciones

Las 5 fases que padecemos cuando estamos de vacaciones
Ignacio Martín Ondé
escrito por Ignacio Martín Ondé

Las anheladas vacaciones de verano ya están aquí, los largos meses de espera han acabado y por fin ha llegado el momento de disfrutar del ansiado verano. Es innegable decir que son las mejores vacaciones del año, puesto que nos permiten desconectar del mundo durante un periodo de tiempo más largo y recargar nuestras energías. Las vacaciones estivales se convierten en un estado de ánimo, una forma de vivir que provoca nuevas sensaciones que sólo podemos experimentar durante esta temporada.

El olor a mar, la arena pegada entre los dedos de tus pies, estar en la piscina hasta las 9 de la noche, creer que el día no tiene fin o sentir la brisa marina sobre tu piel bronceada son algunas de las cosas que sólo puedes experimentar en verano.

El hotel Royal Hideaway Sancti Petri agrupa todas estas sensaciones en las que podríamos denominar las 5 fases que padecemos cuando estamos de vacaciones:

  1. Pérdida de la noción del tiempo. Dejar los horarios atrás es el primer síntoma que nos hace darnos cuenta de que realmente estamos de vacaciones. Nos despertamos, comemos y dormimos cuando el cuerpo lo pide y no cuando marca el reloj.
  2. Desconexión total. El móvil, el correo electrónico y lo que haces durante el resto del año debe parecer un mal sueño del que has despertado. Olvídate del mundo exterior y convierte en tu única preocupación el bañador que vas a lucir en la playa.
  3. Energías recargadas. El sol, la brisa del mar y esa sensación plena de estar de vacaciones provocan que, pasados unos días, nuestro cuerpo se active de nuevo y esté listo para llenar los días de actividades veraniegas. Excursiones a la montaña, visitar pueblos cercanos, practicar algún deporte acuático, recorrerte las calles de tu ciudad, encontrar nuevos rincones o simplemente salir y tomar el cóctel de moda sin importar la hora que sea.
  4. El verano se convierte en un estado mental. Las reuniones de trabajo, las preocupaciones, la falta de tiempo, el frio del invierno o las bebidas calientes parecen de un tiempo pasado que nunca volverá. El estrés que nos invade durante el año parece que lo ha vivido otra persona y que tú has estado viviendo en un estado de vacaciones permanente.
  5. Resignación. Finalmente despertamos de nuestro particular sueño vacacional, es el momento de hacerse a la idea: las vacaciones llegan a su fin. Es la hora de volver a la rutina asique no nos queda otra opción que esperar impacientes al próximo verano.
Las 5 fases que padecemos cuando estamos de vacaciones
Deja tu valoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *