Ver formas en las nubes

Ver formas en las nubes
Toñi Leal, Directora del Spa
escrito por Toñi Leal, Directora del Spa

¿No te ha pasado nunca? Estar en el campo, en la playa o mirando desde una terraza o una habitación. De pequeños, y no tan pequeños, era común tumbarse boca arriba sobre la hierba o sobre la arena, charlar con los amigos, de amores y desamores y, en el transcurso de este proceso, apreciar las formas que nos iban regalando las nubes. Jugábamos a ver formas en las nubes

¿A qué responde esto? Tiene incluso nombre, y se llama Pareidolia. Corresponde a un estímulo aleatorio que se percibe de manera errónea como una forma reconocible y que se debe al funcionamiento de nuestro sistema cerebral.

Y es que el cerebro humano es experto en buscar formas habituales para él donde realmente no las hay, porque así se siente más tranquilo, por decirlo de alguna manera. Nosotros os invitamos a hacer un plan perfecto para estos días de verano: tomar el sol, y mientras lo hacéis, jugar a este divertimento. ¿Un sitio perfecto para ello? La playa de la barrosa, junto al hotel Royal Hideaway Sancti Petri, considerada como una de las diez mejores según los usuarios de TripAdvisor.

Y es que os daréis cuenta de que, al realizar esta actividad, tendéis a identificar las nubes de acuerdo a objetos fácilmente reconocibles por vosotros. De hecho, incluso cuando es más ‘complejo’ encontrar una de estas formas asociadas, el cerebro trabaja extra para asociarla a algo conocido.

Es una actividad que, además, suele resultar atractiva y relajante para la mente, ya que las nubes tienden a tener formas curvas. Está demostrado que aquellas siluetas redondas o curvadas atraen más al ojo humano. Es por ello que tienden a resultar tan irresistibles los cachorros y los bebés, por ejemplo.

No os preocupéis cuando os hablamos de nubes en verano. Para nada estamos queriendo decir que vuestras vacaciones se van a nublar. Pero siempre hay nubes que pasan por encima de nosotros, blancas y pequeñas, que le dan un encanto especial al cielo y nos invitan a imaginar esas pequeñas formas.

Además, según lo que veamos, eso dirá mucho tanto de nuestra forma de ser, así como de nuestro estado anímico (que esperamos que en vuestras vacaciones sea alegre). Por ejemplo, cuando vemos formas simétricas, señala que somos ordenados y equilibrados. Con esto no queremos decir que la observación de una nube, cuya silueta además varía en cuestión de segundos, pueda determinar cómo sois o estáis, pero os puede resultar divertido jugar un rato a ver qué veis y qué ‘objetos’ encontráis en el fabuloso cielo de Cádiz.

Ver formas en las nubes
Deja tu valoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *